VENTRÍLOCUO 

En un espectáculo un ventrílocuo, con la voz de su muñeco empieza:
- Bien, ahora les voy a contar un chiste de dominicanos...
De entre el público se para un dominicano y grita indignado:
- ¡¡Oígame!!... ¡¡ya basta!!... ¡¡ya estuvo bueno que a los dominicanos nos pongan siempre como brutos en sus chistes!!.
El ventrílocuo apenado se disculpa públicamente:
- Perdóneme señor... no pensé que lo ofendiera.
A lo que el dominicano corrige:
- ¡¡No!!... si con usted no es la cosa, es con el chiquitito que está en su falda.

62.07%

votos positivos

Votos totales: 87

Comparte:
Añade tus comentarios