RECIÉN CASADOS 

El recién casado está besando a su esposa apasionadamente y ella exclama:
- ¡Ay, Dios mío!.
Y el recién casado, muy molesto, grita:
- ¿Qué pasa?. ¿Es que no puedes llamarme por mi nombre, bicho infiel?.

47.47%

votos positivos

Votos totales: 99

Comparte:
Añade tus comentarios