INYECCIÓN 

Era un hombre tan flaco, pero tan flaco, que para ponerle una inyección se la tenían que poner a la carne del almuerzo.

44.44%

votos positivos

Votos totales: 18

Comparte:
Añade tus comentarios